>> Inicio | Teléfono 957 541 953 | C/Antonio de la Barrera, 10 - 14800 Priego de Córdoba | Mapa del portal | Subscripción RSSSubscripción RSS al Ayuntamiento de Lucena
 
 
Recomienda este artículo a tus amigos
10 de diciembre de 2021 | Rosa Pardo Moreno. Trabajadora Social UGC Priego de Córdoba

Factores de riesgo y factores protectores en el suicidio.

foto cedida

El suicidio como acto, ya sea tentativa o consumado, vive en nuestra vida cotidiana. Según el Instituto Nacional de Estadística el suicidio fue, una vez más, la primera causa de muerte externa durante los primeros cinco meses del año 2020 en España, falleciendo 1343 personas por esta causa. El suicidio es un problema de salud pública. Entenderlo de este modo permite robustecer estrategias de promoción de la salud mental, de la salud emocional y fortalecer estrategias de prevención. De este modo se impulsan conductas más saludables desde una mirada bio-psico-social de nuestra salud, en coordinación intersectorial entre los espacios de salud, servicios sociales, unidades de drogodependencia, educación, tejido asociativo, centros municipales de atención a la mujer, guardia civil, policía municipal, etc., así como la comunidad y la ciudadanía en si misma.

           En nuestro día a día hay momentos de crisis que menoscaban la capacidad para afrontar las tensiones de la vida. Factores de riesgo en el suicidio tales como la soledad, el aislamiento social, el miedo, la incertidumbre, el sufrimiento, la excesiva preocupación, la culpa, la vergüenza, la pérdida, el duelo migratorio, la intolerancia, el racismo, el desarraigo, la violencia de género, el maltrato intergeneracional, la pobreza, el desempleo, las deudas personales y materiales, el maltrato infantil y el abuso sexual, el acoso escolar, las rupturas amorosas entre adolescentes, el uso insano de las redes sociales, la baja tolerancia a la frustración, ciertas estructuras familiares a las que pertenecemos, su dinámica, su funcionamiento, etc. Circunstancias de vida, eventos, vivencias que nos provocan heridas que hemos de cicatrizar de forma atenta, cuidada, amorosa, tierna, esperanzadora y realista con nosotros y nosotras mismas. Reparar la herida y no dejar de cuidar la cicatriz.

           En relación a la salud factores de riesgo en el suicidio podrían entenderse las enfermedades crónicas, que además son incapacitantes, con dolor y con pérdida en la calidad de vida; procesos psiquiátricos, aunque no podemos equiparar la enfermedad mental con el suicidio puesto que la mayor parte de las personas con enfermedad mental no se suicidan; consumo y abuso de sustancias tóxicas y adictivas como el alcohol, otras formas de adicción como el juego, las patologías duales;  los antecedentes familiares con trastornos psiquiátricos, antecedentes familiares con intentos de suicidio, lealtades invisibles, repetición de suicidios por la misma persona, etc.

           ¿Qué factores protectores pueden ayudarme, entonces?

           -Tener sentido de vida ¿Qué me mueve hoy realmente, cuál es mi motor?¿Qué me nutre de forma sanógena? ¿Mi familia, mis nietos, mi trabajo, mi espiritualidad, la comunidad a la que pertenezco, dedicarme a mi tiempo libre y realizar aquellas actividades que hasta ahora no pude realizar al estar al cuidado de los demás…? ¿Cuál o cuáles son mis objetivos hoy, en este momento de mi vida?¿Cómo puedo llevarlos a la práctica, qué estrategias utilizaré y qué dificultades personales y ambientales podré encontrar en este camino que decido, elijo y siento mío? Compromiso con mi camino decidido. Lo que dependen de mí, es de lo que me encargo.

                 -Vínculo. Crear, mantener, cuidar conexiones respetuosas, dialogantes, amorosas y fuertes con mi familia, con mis amigos y amigas, y/o con mi comunidad. Vínculos a través de los cuales siento el afecto, la escucha, el apoyo, el acompañamiento de personas: “hay personas a las que puedo acudir cuando me siento mal, cuando siento que me pasa algo, que no sé lo que es, que no puedo más...”

           -Generar, promover, mantener mi esperanza. La esperanza como energía que hace que me mueva. Esperanza como fe en mis capacidades, habilidades y fortalezas. La esperanza como manera de abordar mi vida mediante el sí y el yo puedo, y si no puedo hablo y pido ayuda a la persona o personas que siento me van a escuchar y respetar en mi dolor.

           -El poder acceder a servicios sanitarios públicos, el poder ser atendido, atendida, de forma sostenida en el tiempo lo que mi proceso de recuperación requiera, desde una mirada de salud integral bio-psico-social.

           -La formación a profesionales implicados en los procesos de intervención ante el suicidio en dicha materia para detectar e identificar factores de riesgo cuanto antes.

           -Visibilizar el suicidio por parte de los medios de comunicación ofreciendo informaciones responsables y éticas.

           -Para terminar con otro factor protector fundamental como es la ciudadanía, una comunidad sensibilizada, concienciada e implicada en la comprensión sin juzgar y en el apoyo comunitario.

           El suicidio no es tabú. Es un problema de salud pública. Esta es la realidad

 

Comentarios

No existen comentarios para esta publicación
Deja un comentario

<< Volver a Opinión
Actualidad

Ya está a la venta el ADARVE nº 1104 de 15 de mayo de 2022

¡No te quedes sin tu ejemplar!.Puntos de venta:GOLOPRIEGOC/ Carrera de las Monjas nº 11PAPELERÍA-LIBRERÍA RODRÍGUEZ DE LA FUENTEC/ Rodríguez de la Fue...

Localizador

C. Municipales C. Culturales
Monumentos Policía
C. Educativos Areas Verdes
Servicios C. Deportivos


 
© Periódico Adarve | Tfno: 957 541 953 | C/Antonio de la Barrera, 10 - 14800 Priego de Córdoba | Diseña y desarrolla Xperimenta