>> Inicio | Teléfono 957 541 953 | C/Antonio de la Barrera, 10 - 14800 Priego de Córdoba | Mapa del portal | Subscripción RSSSubscripción RSS al Ayuntamiento de Lucena
 
 

Envio de una publicacion por correo

  •  Introduzca su Nombre
  •  Introduzca el correo de la persona que recibirá la publicación
7 de octubre de 2009 | S. Garrido de La Voz de Galicia

Del Requerey de Entrecruces a los de Priego de Córdoba

Un emigrante carballés se asentó en tierras andaluzas en el siglo XVIII. Su descendiente ha elaborado toda la genealogía

Rafael Requerey

En Entrecruces (Carballo) ya no queda ningún Requerey. De hecho, no subsisten ni en Galicia, y en España tampoco es que abunden. No llegan a 300, entre los que lo portan en el primer o en el segundo apellido. La mayor parte se encuentran en la provincia de Córdoba, y el resto, diseminados entre Sevilla, Madrid o Guipúzcoa, fruto de la emigración desde la primera.
Todos ellos le deben su existencia a un vecino de Entrecruces, que un buen día de fi nales del siglo XVIII decidió dejar las tierras bergantiñanas, y marchar hacia el sur de España para, muy probablemente, embarcar en Cádiz hacia América. Sin embargo, hizo un alto en Priego de Córdoba, importante localidad medieval, cruce de caminos y foro del comercio. Debió gustarle aquello, conoció a una mujer, se casó y ahí empezó la estirpe de los Requerey hasta hoy, que ya van por la novena generación. Han coincidido dos factores afortunados. Uno, que siempre ha ha habido descendencia masculina que ha mantenido el apellido. Otro, que uno de ellos es el que se ha encargado de bucear en los archivos parroquiales para desentrañar su historia. Un trabajo de años, fatigoso, que ha dado sus frutos. A estos dos protagonistas se debe por tanto la hasta ahora desconocida saga de los Requerey.
El primer protagonista, el fundamental, es Martín Antonio Requerey Sande, nacido en 1745 en la parroquia de San Xens de Entrecruces. Era ya la segunda generación, hijo de Lorenzo y de Dominga, ambos también de Entrecruces.
Fue Martín el que se echó la manta a la cabeza por las tierras españolas, llegando a Priego de Córdoba en 1781. No era precisamente un mozalbete, pero, aun así, se tomó su tiempo para casarse. Lo hizo el 6 de julio de 1793 con Juana Victoria de la Rosa Ordóñez, que había nacido 1747. Él tenía 48 años y ella, 46. Dada la edad, no tardaron mucho en tener un hijo. Fue ya al año siguiente. El 19 de noviembre de 1794 nacía la tercera generación, Alejandro de San Pedro Requerey de la Rosa. No tuvieron más, pero este ya tuvo cinco. Los Requerey tenían así garantizada su pervivencia. A partir de ahí, el árbol genealógico comienza a extenderse.
Su exhaustivo conocimiento se debe al segundo protagonista, Rafael Requerey Ballesteros, que forma parte de la octava generación. La novena está asegurada con su hijo, que también se llama Rafael, y lo mismo la décima. El primer representante será su nieto que, naturalmente, llevará el nombre de Rafael.
Requerey Ballesteros nació en 1953 en el mismo pueblo al que llegó su ascendiente, Priego de Córdoba. Acaba de jubilarse como profesor de instituto. Tiene numerosas publicaciones en narrativa y poesía, y premios por ensayos, pero el trabajo que más tiempo le ha llevado, y con el que sigue adelante, es el de la investigación de sus orígenes.
Una de las primeras cuestiones que tuvo que tener clara fue si Requerey era una deturpación de Recarey. Es conocido que, en la Costa da Morte, la a, en algunas palabras, suele pronunciarse como e. ¿El primer portador dijo llamarse Requerey, siendo Recarey, solo orque pronunció mal esa a, y ya quedó así hasta hoy? Rafael pensó en esa posibilidad, pero descubrió documentos (uno, por ejemplo, de 1579 de Noia), donde se cita expresamente un Requerey. Son, en cualquier caso, parientes, porque ambos evolucionan desde Ricardus. Para probar su tesis, ha elaborado un completo documento de 18 folios en el que incluso se atreve a dibujar, a modo de sugerencia, el escudo del apellido, en el que manda la banda azul de Galicia.
Rafael tiene identifi cadas las casas y zonas en las que vivieron sus antepasados. Sus oficios (agricultura, trata de ganado, carnicería, corredurías, hoy ya médicos y profesores), las ramas que se han ido esparciendo. Asegura que todos los hombres Requerey comparten rasgos físicos comunes, sobre todo desde los 25 o 30 años.
Una vez estuvo en Entrecruces, cuando hizo parte del camino, pero casi sin tiempo. Fue un momento «emocionante». El año que viene anuncia, volverá. Dice que hay algo dentro que le llama.

 

Volver
Actualidad

Ya está a la venta el ADARVE nº 1153 del 1 de junio de 2024

Ya está a la venta en los quioscos y librerías de costumbre el ADARVE número 1153  correspondiente al 1 de junio de 2024.¡No te quedes ...

Localizador

C. Municipales C. Culturales
Monumentos Policía
C. Educativos Areas Verdes
Servicios C. Deportivos
taxiyebenes
publicidadCodigo QRw3c


 
© Periódico Adarve | Tfno: 957 541 953 | C/Antonio de la Barrera, 10 - 14800 Priego de Córdoba | Diseña y desarrolla Xperimenta